Mi GATO come SIN MASTICAR

Mi gato come sin masticar - Causas y qué hacer

Los gatos en la naturaleza se alimentan de pequeñas presas como roedores, pájaros o incluso lagartijas. Al tratarse de animales de talla reducida, deben cazar y comer varias veces a lo largo del día. En casa, aunque también podemos ofrecerles la comida racionada en pequeñas porciones, es muy habitual que los alimentemos con pienso a demanda, es decir, dejándoles libre acceso a él durante las 24 horas del día. Aun así, no es extraño que nos encontremos con gatos que comen sin masticar, con ansia, y el resultado son vómitos.

A continuación, en ExpertoAnimal explicamos por qué tu gato come sin masticar y cómo puedes alimentarlo para evitar los atracones.

¿Por qué mi gato engulle?

Como avanzamos, en muchos hogares los gatos disponen siempre de pienso en su comedero. En otros, en cambio, se les reparte la comida en varias raciones. En ambos casos podemos encontrarnos con gatos que se lanzan con ansia a la comida y la tragan sin masticar. En esta costumbre pueden tener influencia algunos factores como la presencia de otros gatos en el hogar o un estado de estrés, sin embargo, existen distintas causas:

Cambios en su rutina

Hay que tener siempre presente que los gatos son animales de costumbres, muy sensibles a cualquier cambio en su rutina. Esto incluye modificaciones importantes, como, por ejemplo, una mudanza o la llegada de un nuevo miembro al hogar. Todo ello produce estrés, ansiedad y nerviosismo en el animal.

También pueden estresarse ante pequeñas modificaciones, como mover su comedero de sitio, o incluso ante sucesos que para nosotros resultan por completo imperceptibles, por ejemplo, el olor de un ambientador nuevo.

No separar los espacios

Además, los gatos necesitan mantener unos espacios delimitados. Así, requieren de un espacio para descansar, otro para jugar, un tercero para comer y al menos otro para el arenero. Estas diferentes áreas tienen que estar bien separadas. La comida no puede estar cerca de la bandeja sanitaria, lógicamente, pero a muchos gatos tampoco les gusta que esté demasiado pegada al bebedero. Por lo tanto, aunque hay factores que pueden influir en la forma de comer del gato que nos resulte complicado controlar, como el estrés, cuidar la disposición del hogar y las rutinas sí son puntos sobre los que podemos actuar.

Estrés

Cuando un gato come con ansia y demasiado rápido a pesar de que no ha habido, o al menos no percibimos, ningún cambio en el hogar debemos indagar más. Puede estar sometido a una situación de estrés que lo hace comer sin masticar para hacerlo lo más rápido posible. Si no nos fijamos, igual no nos percatamos de que engulle, pero seguro que sí detectamos un detalle, y es que el gato vomita el pienso sin masticar al poco de haberle llenado el plato. Es decir, vomitará la comida tal cual la ha ingerido unos minutos después de haberla tragado. Aparentemente no manifestará ningún otro signo de enfermedad. Esta forma de comer es más frecuente en gatos sometidos a estrés, aunque algunos en esa situación directamente rechazarán la comida. Estos gatos, además de no masticar, pueden pasar buena parte del día escondidos, relacionarse poco con nosotros y con el entorno, reaccionar con agresividad, marcar con orina, no jugar, no autoacicalarse o hacerlo menos, etc.

Convivencia entre gatos

También es relativamente frecuente detectar esta alimentación apresurada en hogares en los que viven varios gatos. Puede pasarnos desapercibido, pero es posible que alguno esté impidiendo al resto el libre acceso al alimento. Esto hace que el gato afectado tenga que aprovechar momentos puntuales para comer. Por eso se ve obligado a hacerlo lo más rápidamente posible, engullendo sin masticar para acabar antes.

Mi gato come sin masticar - Causas y qué hacer - ¿Por qué mi gato engulle?

¿Cómo enseñar a un gato a masticar?

Por lo tanto, para fomentar que nuestro gato mastique lo primero es saber qué es lo que está motivando su comportamiento ante la comida. Es probable que nuestra primera idea sea la de ofrecerle menos cantidad de pienso repartido en varias veces al día, pero no siempre es la mejor opción. Por ejemplo, en el caso de problemas entre varios gatos el racionamiento puede suponer en sí mismo un factor de estrés. Por eso, la recomendación es dejar el alimento siempre accesible, pero con medidas para evitar los atracones. Por ejemplo, emplear un alimento de un tamaño más grande para dificultar que el gato lo engulla. También podemos recurrir a comederos interactivos, especialmente útiles en estos casos.

Comedero antivoracidad para gatos

Los llamados comederos antivoracidad o interactivos son aquellos diseñados para que al gato le cueste acceder al alimento. De esta forma, no solo no pueden tragar de golpe su ración, sino que deben dedicar un tiempo a conseguir su comida. Por eso, también pueden considerarse como unos excelentes elementos de enriquecimiento ambiental. Con ellos se pretende proporcionar estímulos y entretenimiento a los gatos para evitar los problemas que causan la frustración y el estrés.

Hay varios modelos de estos comederos. Los más sencillos constan de una plataforma con una tapa de silicona de varios agujeros. Por ellos se introduce el alimento seco y el gato debe acceder a él metiendo las patas para ir sacando las bolitas prácticamente de una en una. De esta forma, es imposible que engulla la comida. Otros modelos son más sofisticados y se disponen en vertical, con varias rampas por las que el gato debe hacer caer el pienso para consumirlo en una bandeja inferior. También hay comederos de este tipo que cuentan con una bandeja sobre la que se puede poner la comida húmeda. En Catit encontrarás diferentes modelos de comederos antivoracidad para gatos que te ayudarán a evitar que tu gato coma sin masticar.

Recordemos que se recomienda ofrecer al gato, como mínimo, una alimentación mixta, es decir, que incluya pienso seco y comida húmeda, para garantizar una correcta hidratación. En este sentido, también disponibles en Catit, hay comederos antivoracidad para gatos diseñados para ser usados con comida seca y húmeda al mismo tiempo. Por ejemplo, disponen de un comedero con huecos más pequeños para distribuir el pienso seco y otros más grandes para la comida húmeda. Así mismo, tienen un comedero con un agujero en el centro para introducir el pienso seco y conseguir que el gato lo saque con la pata y un círculo exterior para colocar la comida húmeda. En cualquier caso, dado que los felinos son poco amigos de los cambios, siempre le pondremos el comedero nuevo junto con el antiguo mientras se va acostumbrando a la novedad poco a poco. Nunca hay que forzarlo, ya que eso sería un factor de estrés, por lo tanto, contraproducente.

Por otra parte, este tipo de comederos suelen poder utilizarse en varios niveles de dificultad para adaptarlos a las necesidades de cada gato. Son una buena alternativa para conseguir una alimentación lenta a la vez que el gato se divierte. También nos evitan tener que ser nosotros mismos los que les vayamos dando las bolitas una a una.

Ten en cuenta, por último, que si el gato engulle por estrés también hay que modificar otros factores de su rutina. Un veterinario experto en conducta felina o etólogo puede darnos las pautas necesarias según nuestro caso.

Mi gato come sin masticar - Causas y qué hacer - ¿Cómo enseñar a un gato a masticar?

¿Cuándo acudir al veterinario si mi gato no mastica el pienso?

En ocasiones, que un gato coma con voracidad puede relacionarse con algunas enfermedades. Así mismo, si vomita con frecuencia tanto la comida como espuma blanca o cualquier otra sustancia, presenta sobrepeso, adelgazamiento, diarrea o cualquier otro síntoma o nos damos cuenta de que engulle pero realmente porque a nuestro gato le cuesta masticar, hay que acudir al veterinario. Problemas en la boca, trastornos digestivos o enfermedades endocrinas pueden estar detrás de comer sin masticar y vomitar. Se hace imprescindible el diagnóstico y el tratamiento del profesional.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato come sin masticar – Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.



Fuente

Dejar Comentario